Política

“Quizá sea pronto para afirmar que hemos sobrevivido”

Miguel
Eduardo 
Osio 
Zamora

Alberto García Marcos, editor del sello español , sostiene que en el fondo “siempre estamos confinados en nosotros mismos”, además que el arte nunca habla a la humanidad en su conjunto, sino a cada uno de nosotros , por lo que el confinamiento nos ha permitido establecer un diálogo con el arte , tener más tiempo, estar alejado de las ocupaciones y olvidar por unos momentos nuevas preocupaciones

México asciende su curva de contagios de Covid-19 . Los casos positivos cada día aumentan por miles ; los muertos, por cientos ; y cada vez más negocios cierran; sin embargo en medio de la adversidad solo queda seguir navegando.

En medio de la crisis que atraviesa el mundo, una editorial española cruza el océano Atlántico para desembarcar en México tras casi 15 años en el país europeo, en el que han sobrevivido a una crisis económica a nivel global y a cuatro cambios de distribuidor , algo que muchos considerarían mortal.

“Hacer libros es nuestra pasión y el medio de ganarnos la vida, de modo que no tenemos otra opción que sobrevivir cada vez que nos topamos con una crisis “, sostiene Alberto García Marcos, editor del sello Fulgencio Pimentel.

A lo largo de 14 años en varias ocasiones se han tenido que enfrentar a situaciones adversas, aunque ninguna como la que en la actualidad se atraviesa debido al coronavirus SARS-CoV-2 , por lo que sostienen “¡quizá sea pronto para afirmar que hemos sobrevivido…!”. No obstante la pasión por crear libros es el motor que los mueve y a continuar con su llegada a nuestro país.

Portada del libro “Mvsevm”. Foto: spdistribuciones.com

“No tenemos otra opción que sobrevivir cada vez que nos topamos con una crisis”, ante lo cual se ha vuelto esencial hacer cambios en la forma en que llegan a sus lectores y ampliar las cadenas de distribución en otro país, así como negociar “como leones” con todos los integrantes de la cadena del libro.

Fulgencio Pimentel , editorial especializada en novela gráfica, poesía y álbum ilustrado, consideró desde un inicio su distribución en América Latina, donde ya ha llegado a Colombia, Argentina, Chile y Perú, pero, pese a que tenían una filial en nuestro país desde hace aproximadamente dos años, recién han llegado a un acuerdo con Sexto Piso para impulsarse en México.

También lee: La industria editorial aún no toca fondo por la pandemia

Respecto a su incursión consideraron fundamental contar con prosperidad económica y ofrecer un buen servicio, aunque el coronavirus ha hecho que sufran un revés en su implantación .

“El ritmo de trabajo es prácticamente el mismo” El cierre de tiendas como medida para prevenir los contagios ha supuesto un golpe a uno de sus principales puntos de venta, así como un paro en la producción , pues el editor Alberto García Marcos considera que no tiene sentido producir libros para que se acumulen de polvo en un almacén.

Sin embargo eso no ha sido motivo para que no trabajen en productos futuros con la intención de tenerlos listos, pues aún pueden continuar en actividades como la gestión de derechos y la revisión de manuscritos , entre otras. “Aunque parezca mentira, el ritmo de trabajo es prácticamente el mismo en tiempos de pandemia”.

La incertidumbre sobre el futuro es una de las limitantes para considerar algunas medidas postpandémicas, pues no es posible imaginar el panorama que quedará una vez que se regrese a la normalidad.

La pandemia ha afectado el tejido comercial, incluso algunas librerías han cerrado y basta recordar la situación que atraviesan las editoriales independientes en México, motivo por el cual Sexto Piso, Ediciones Era y Editorial Almadía se unieron en una campaña de Donadora con una alerta clara: La cadena comercial del libro se ha roto de manera drástica.

En ese proyecto los sellos editoriales pidieron una donación de sus lectores para poder continuar con sus proyectos y, con 2 millones de pesos, garantizar el pago de salarios, regalías, renta, impuestos y otras obligaciones, tales como impagos de librerías, esto último considerado por la editorial Fulgencio Pimentel .

También lee: En colonias pobres, la vida continúa: Santiago Arau

En esta iniciativa, hasta las 18:00 horas de este jueves, habían recaudado cerca de 858 mil pesos luego de 24 días . Significando esto alrededor del 42 por ciento de la cifra marcada como meta. Además, SP Distribuciones , a través del cual se impulsan sellos como Fulgencio Pimentel, Satori, Impedimenta y Nórdica, Pepitas de Calabaza y otras, ofrece hasta el 31 de mayo descuentos en diversos títulos. 

“Cualquier proyección de futuro que hagamos sería arriesgada y, probablemente, errónea”, sostiene el editor, pues el mercado editorial, tanto en España como en México, ha sufrido un revés. Incluso sellos como Anagrama y Nórdica han buscado formas de respuesta ante la crisis ofreciendo algunos títulos gratis.

En el marco del Día Mundial del Libro, celebrado el 23 de abril, el presidente de la Federación de Asociaciones de Librerías de Euskadi, Kepa Torrealdai, dijo que en dos meses de confinamiento las pérdidas en las ventas eran de cerca del 30 por ciento.

Incluso, como señaló la agencia Europa Press a finales del mismo mes, las partes que conforman la cadena del libro, tales como librerías y editoriales, registraron una caída en su facturación y tuvieron que recurrir a créditos.

También lee:  Donan libros a pacientes y personal de centro Covid-19

En México, según Nielsen BookScan, hasta la semana 16 del año se registró una caída del 80 por ciento de las ventas de libros comparadas con el año pasado; además, hasta la semana 19 la caída acumulada fue de 19.2 por ciento en unidades.

Cuestionado por Metabooks México, Juan Arzoz, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), dijo a finales de abril que ellos como Cámara piden que la apertura de librerías y centros culturales sea un poco más rápida que el comercio formal ; además que algunas librerías consideran que su estabilización sea en unos 10 o 12 meses.

“El flujo de toda la industria editorial, y del libro, incluso de muchas de artes gráficas, entra por la caja registrado de las librerías. En la medida en que entre dinero a las cajas registradoras, toda la cadena produce”, dijo Arzoz.

Cartas para un confinamiento “Estamos como todos. Aburridos, asustados, inquietos…”, es como inicia la primera misiva de Libros para un confinamiento, misivas a los lectores que la editorial Fulgencio Pimentel ha empleado para hablar con sus lectores, estimularlos y también sugerirles un libro ante la cuarentena por Covid-19 .

La idea surgió con la mente de Isabel Bellido, a la cual se le afinaron detalles y se lograron mensajes concretos y directos, que a la vez tan sensibles que tocan las emociones de los bibliófilos que están en cuarentena con sus libros, ventanas de aventuras al igual que la música, y el cine, e incluso la cocina.

Alberto García Marcos, editor del sello español , sostiene que en el fondo “siempre estamos confinados en nosotros mismos”, además que el arte nunca habla a la humanidad en su conjunto, sino a cada uno de nosotros , por lo que el confinamiento nos ha permitido establecer un diálogo con el arte , tener más tiempo, estar alejado de las ocupaciones y olvidar por unos momentos nuevas preocupaciones.

Uno de los títulos que figuran en su colección es “Mvsevm”, en el cual se evocan obras de Edward Hopper , uno de los motivos por los cuales su capacidad de atraer al lector hacia un estado de ánimo y reflexión particular es ilimitada.

“Es un libro relativamente corto y sin palabras, y aun así contiene muchas capas de significado y niveles de lectura. Estamos seguros de que puede tener efectos terapeúticos para muchos lectores”.

La incertidumbre por la pandemia del coronavirus continúa, pero ante ella no queda más que continuar y buscar sobrevivir como ocurrió en crisis pasadas. “Si tuviéramos miedo, hace años que habríamos abandonado este oficio que tantos sobresaltos nos produce”, sostiene García Marcos.

Ante la pandemia por Covid-19 y los efectos que dejará la editorial reconoce que su desembarco en tierras mexicanas les preocupa , pero es mucho menos que el bienestar de la gente durante y tras la cuarentena .

nrv