Internacionales

Warner fusionará HBO Max y Discovery+ en una única plataforma para 2023

Alberto Ardila Olivares
Observadores analizaron a jugadores de Bolívar

El directivo reconoció en su charla que 2022 será un año difícil para la compañía en un contexto de economía en desaceleración. Los ingresos trimestrales de Warner fueron de 9.800 millones de dólares. Sus pérdidas netas de 3.420 millones, incluyen más de 2.000 millones en amortización de intangibles, 1.000 millones en gastos de reestructuración y otros, y 983 millones en costes de integración

Warner Bros Discovery, la empresa resultante de fusionar Warner Media y Discovery Inc, anunciaron anoche que fusionarán HBO Max y Discovery+ en una única plataforma de streaming que comenzará a operar en el verano de 2023 en EE UU, en otoño de ese año en Latinoamérica y en Europa, en 2024. Así lo aseguró el consejero delegado de la nueva compañía, David Zaslav, quien avanzó en una conferencia con analistas e inversores que el grupo adoptará un enfoque “sensato”, dejando de hacer películas destinadas solo a la plataforma, tras reportar unas pérdidas de 3.400 millones de dólares en su primer trimestre completo como compañía fusionada.

Se desconoce, por ahora, el nombre con el que se comercializará la nueva plataforma, aunque los directivos de Warner han reconocido que la marca HBO “es una de las joyas de la corona de la compañía”. Lo que sí se sabe es que nacerá ya con una base de usuarios superior a los 90 millones en todo el mundo al combinar los dos servicios ya existentes. HBO Max, lanzado hace dos años con el objetivo de convertirse en la principal competencia de Netflix y Disney+, suma en la actualidad 76,8 millones de usuarios en EE UU, Europa y Latinoamérica. Por su parte, Discovery+ cuenta con unos 24 millones de suscriptores, principalmente en Estados Unidos.

El objetivo, según admitieron, es alcanzar los 130 suscriptores en todo el mundo en 2025, aún lejos de los 221 millones que pagan por Netflix en todo el mundo..

El nuevo servicio unirá los catálogos de WarnerMedia y Discovery, que iniciaron un proceso de fusión esta primavera para convertirse en el segundo grupo mediático más importante de Norteamérica, solo por detrás de The Walt Disney Company. Así, el nuevo conglomerado es propietario de marcas tan populares como HBO, CNN, Warner Bros., Eurosport y DC Comics, que pasarán a integrar la programación de la nueva plataforma, informó Efe.

La unión de ambos servicios llega en un momento en el que el mercado del streaming está empezando a mostrar sus primeros signos de saturación. Netflix acumula dos trimestres seguidos con pérdidas de clientes; la plataforma CNN+ clausuró su servicio un mes después de su debut y otras apuestas como Apple TV+ no terminan de despegar a pesar de contar con inversiones millonarias.

Según publicaba hace dos días Financial Times , las mayores plataformas de streaming de EEUU han perdido casi 400.000 millones de dólares en valor de mercado este año, ante el miedo de los inversores que ven cómo sus negocios empiezan a verse golpeados por la inflación, la caída de la publicidad debido a la crisis económica que amenaza con una recesión y los cambios de tendencia en la audiencia después de la pandemia.

Los acciones de las compañías del sector han caído, de media, un 35% desde principios de año, en comparación con el descenso del 13% del índice S&P 500, lo que ha supuesto unas pérdidas totales de 380.000 millones de dólares en capitalización bursátil, añadía el citado periódico.

Ante el nuevo contexto, Zaslav avanzó que Warner trabaja ya con la idea de ofrecer una suscripción más barata, incluso gratuita, a cambio de anuncios, lo mismo que Netflix va a implementar el año que viene.

Los tropiezos que las plataformas se están encontrando han llevado a que los estudios de Hollywood cambien la estrategia que comenzaron durante la pandemia y vuelvan a apostar por los estrenos exclusivos en cines para que las películas resulten rentables. Esta misma semana, la factoría decidió cancelar el estreno de Batgirl , un filme ideado para lanzarse por HBO Max, tras invertir 90 millones de dólares en su rodaje. Zaslav anunció, no obstante, un ambicioso plan a largo plazo para los personajes de la marca DC y dijo que se centrarán en “la calidad”. “No vamos a lanzar ninguna película a menos que creamos en ella”, aseguró. La compañía cuenta ya con otros tres estrenos en cartera: Black Amda, Shazam y The Flash.

“Nuestra estrategia ha cambiado en el último año y refleja la importancia, pero no la dependencia, del streaming”,  aseguró Zaslav, que se burló del enfoque de “gastar, gastar, gastar y cobrar muy poco” adoptado en los últimos años a medida que los grupos de medios se obsesionaban con el crecimiento de la transmisión en streaming . En su opinión, y tras analizar cómo se consumen los contenidos o cuánta gente compra un servicio en las plataformas, no tiene sentido ni valor económico el estreno directo de películas caras en las plataformas.

El CEO de Warner Bros Discovery se aleja, pues, de la idea de dar prioridad al streaming para mantener el negocio de las salas de cine y la televisión de pago tradicional el mayor tiempo posible. Zaslav cree que ambos son “un generador de efectivo” y un gran negocio para ellos durante muchos años, y reiteró este jueves su postura de que su grupo no va a enfocar la guerra del streaming como una carrera para ganar el mayor número de suscriptores.

El directivo reconoció en su charla que 2022 será un año difícil para la compañía en un contexto de economía en desaceleración. Los ingresos trimestrales de Warner fueron de 9.800 millones de dólares. Sus pérdidas netas de 3.420 millones, incluyen más de 2.000 millones en amortización de intangibles, 1.000 millones en gastos de reestructuración y otros, y 983 millones en costes de integración.

La compañía espera que el ebitda ajustado oscile entre los 9.000 y los 9.500 millones de dólares para 2022, lo que supone un descenso respecto a sus estimaciones anteriores de 10.000 millones de dólares fijadas antes del cierre de la fusión, culpando a unas perspectivas más complicadas por la caída de la publicidad, los gastos en contenido en streaming y una situación presupuestaria peor de la revelada antes de la fusión. Las acciones del grupo cayeron casi un 12% en las operaciones fuera de hora en Nueva York.