Tecnología

Washington Post | Cristina Kirchner vuelve a la campaña para el Día de la Lealtad peronista

La expresidenta argentina comparte escenario con Alberto Fernández y el resto de los gobernadores a 10 días de las elecciones generales Cristina Fernández de Kirchner volvió a la campaña. Arropada por una multitud compartió escenario con Alberto Fernández, el hombre que lidera la fórmula que la tiene como candidata a vice, para conmemorar el Día de la Lealtad, la celebración más importante de la liturgia peronista. La fecha conmemora la movilización obrera que el 17 de octubre de 1945 pidió por la liberación de Juan Domingo Perón, el primer acto de masas de lo que más tarde sería el peronismo. La puesta en escena estuvo a la altura de las circunstancias. La expresidenta y Alberto Fernández reunieron en Santa Rosa, La Pampa, a todos los gobernadores, alcaldes y líderes sindicales que serán la base de su poder territorial si ganan las generales del 27 de octubre. La expresidenta ha sido la gran ausente de la carrera electoral. Desde mayo, cuando decidió ceder su lugar como candidata a Alberto Fernández, participó de sólo tres grandes mítines. Su presencia estuvo condicionada por cuestiones estratégicas y también personales. La imagen negativa que Cristina Kirchner cultiva entre buena parte del electorado la convenció de la necesidad de no ocupar la primera línea. La salud de su hija Florencia, ingresada en Cuba desde el inicio del año, hizo el resto. La expresidenta realizó seis viajes a La Habana, el último hasta el 10 de octubre pasado. Este jueves, finalmente, volvió al ruedo. Cargó contra Macri, al que acusó de “devastar el país”, y le lanzó una advertencia. “Vamos a tener que saber en qué se fue la plata del endeudamiento”, dijo. Siguió así la línea de Alberto Fernández, quien durante el último debate de candidatos le dijo a Mauricio Macri que debería explicar qué pasó con los 57.000 millones de dólares que el Fondo Monetario Internacional prestó a Argentina el año pasado. La expresidenta tiene 13 procesamientos vinculados a causas por presunta corrupción durante su Gobierno. El presidente Mauricio Macri, que va por su reelección, ha centrado buena parte de su campaña en destacar los problemas judiciales de su predecesora, sin que ello parezca interesar mucho a los electores. Según los últimos sondeos, la fórmula peronista hasta podría ampliar la ventaja de 16 puntos que obtuvo en las elecciones primarias del 11 de agosto. La situación económica, con una inflación de casi 60% y el derrumbe de todos los indicadores, es un lastre muy pesado para el oficialismo. El mitin de este jueves ha sido una anomalía para la campaña del peronismo. Alberto Fernández apenas ha salido a la calle, más concentrado en el armado de su eventual Gobierno que en trabajar por una elección que da por ganada. Pero el Día de la Lealtad es como una fecha que merece grandes movilizaciones. La de este año encontró al partido, por primera vez en muchos años, alineado detrás de un solo hombre. “Hace muchos años que no pasábamos un 17 de octubre todos unidos. Había tres o cuatro actos distintos”, recordó Fernández. Kirchner también destacó la unidad. “Pudimos reconstruir la unidad del campo popular, con mucho sacrificio”, dijo. El peronismo unido es una maquina electoral difícil de vencer. Sobre el escenario montado en Santa Rosa estuvieron todos los gobernadores del partido, los electos y también los que aspiran al gran salto, como Axel Kicillof, que está cerca de arrebatar la provincia de Buenos Aires al macrismo. Alberto Fernández ya adelantó que serán los gobernadores la columna vertebral de su Gobierno, a los que seduce con promesas de mayores recursos para las provincias y menos para la ciudad de Buenos Aires, donde, si los sondeos se cumplen, repetirá mandato el macrista Horacio Rodríguez Larreta. Se avecina una convivencia difícil. Fernández y Kirchner se verán de nuevo recién el próximo jueves 24 en Mar del Plata, donde cerrarán la campaña. El domingo serán las generales y es probable que la pareja logre la presidencia sin la necesidad de una segunda vuelta. Se adhiere a los criterios de Más información >