Internacionales

Uruguay: el candidato presidencial favorito culpa al neoliberalismo pero exime a Maduro

El candidato oficialista a la Presidencia de Uruguay, Daniel Martínez , considera que Lula es “un preso político”, critica a Jair Bolsonaro y Donald Trump, y cree que América Latina es una región violenta por la aplicación “salvaje” de políticas neoliberales. Ingeniero socialista de 62 años, el político admite que Venezuela es una dictadura que viola los derechos humanos, pero no está dispuesto a condenar al régimen de Nicolás Maduro, y de ser elegido presidente el 27 de octubre continuará con la política de tolerancia hacia su gobierno que promueve Uruguay.

El candidato que lidera las encuestas con 33% de las intenciones de voto sostuvo además que no existen soluciones mágicas en el combate al tráfico de drogas que tiene a su país como nuevo centro de distribución hacia Europa. “Magia no hay” , estima Martínez que pregona el uso de “tecnología, inteligencia e intercambio de información con los países vecinos” para taclear al narcotráfico.

 “La tecnología, la creatividad y el emprendedurismo no solo se tienen para el bien. (…) Si no cómo uno puede explicar que Estados Unidos (…) la nación tecnológicamente más poderosa del mundo” a la que “lo que le sobra es personal vinculado a la represión y armas (…) es un colador ¿no?”, se pregunta el exintendente de Montevideo.

Consultado por la agencia AFP sobre la inseguridad creciente en Uruguay, que alcanzó un nivel récord de homicidios en 2018 bajo la gestión del izquierdista Frente Amplio, el candidato consideró que “obviamente” la situación empeoró, pero el problema “viene creciendo hace 40 años sistemáticamente”.  “¿Dónde ha sido la región del mundo en que se aplicaron más salvajemente las políticas neoliberales? América Latina” , y “es donde ha crecido más la inseguridad y la violencia en el mundo”, concluyó.

Trump, Bolsonaro y Lula

Martínez es crítico de los actuales presidentes de Estados Unidos y Brasil.  “Hay valores que expresa Bolsonaro y cosas que hace que, obviamente, no voy a mentir, sería hipócrita si dijera que me gustan”, sostuvo. “Tampoco Trump me gusta. Eso no quiere decir que vayamos a tener un problema”, dijo. “Mi deber es buscar mejorar las relaciones entre los pueblos”, resumió. 

Consultado sobre si considera un preso político al expresidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva, en la cárcel por corrupción en su país, Martínez respondió afirmativamente. Lo “considero” un preso político, aseveró.

La entrevista que Daniel Martínez concedió a PERFIL: “La crisis argentina golpea a Uruguay en el turismo”

Continuidad sobre Venezuela

La postura conciliadora de Uruguay en relación a Venezuela es fuente de discrepancias entre gobierno y oposición en el país sureño. El Ejecutivo del Frente Amplio pregona una salida negociada a la crisis y rechaza cualquier condena al régimen de Maduro en foros internacionales, alineándose con Nicaragua o Bolivia y separándose de sus socios del Mercosur (Brasil, Argentina y Paraguay).

“Todavía no entiendo por qué hay que ser ‘hincha’ y ponerse a favor de un lado o del otro” , dijo Martínez, partidario de “tender puentes y generar las condiciones para que haya un llamado a elecciones”. Sostiene que continuaría “totalmente” con la política actual del Ejecutivo uruguayo. Admite que en Venezuela se violan los derechos humanos y que “el informe Bachelet (de la ONU) es muy claro” en este sentido.

“Es lo que dice el informe”, remarcó. Pero “de qué vale la pena” emitir condenas, se pregunta. “Si fuera por eso, habría que condenar a unos cuantos países en el mundo de los cuales hay gente que no habla nunca nada, no sé por qué”.

Mercosur y apertura comercial

Martínez, que fue senador y ministro de Industrias, ve con buenos ojos el acuerdo de libre comercio entre Unión Europea y Mercosur . Es partidario de “acuerdos arancelarios” aunque con “salvaguardas” que permitan que cada país tenga su propio desarrollo tecnológico y eviten limitaciones en las compras públicas “que son una herramienta de desarrollo”.

Se considera un “emprendedor” y asegura que el objetivo mayor de una gestión suya sería tratar de “igualar el punto de partida de los uruguayos”, si es elegido en primera vuelta el próximo 27 de octubre o en un balotaje que las encuestas muestran como el escenario más probable, el 24 de noviembre.

D.S.