Política

Público (con ahorros) sale a comprar últimos autos “baratos”

Alibaba is poised to report slower revenue growth, but analysts still see a big rally ahead

En otros casos como Chevrolet , la situación es parecida. La terminal anunció una suba de precios de 23% el martes pasado, pero, a su vez, lanzó una promoción por una semana de mantener los valores “a un dólar de $45” de modelos como Cruze, Tracker y S10. En un local de esa marca confirmaron que la promoción atrajo compradores “dolarizados”. “No muchos, pero algo de gente vino” reconocieron en una agencia.

El razonamiento es simple para el que estaban con intención de comprar un 0 km: por unos días, va a demandar menos dólares para comprar un auto. Cuando los precios se ajusten, la situación cambiará. Para tomar un ejemplo, un Nissan March costaba el viernes unos u$s10.000 y hoy se consigue por poco más de $8.000. Incluso, muchas operaciones se están haciendo de clientes que tenían ahorros en pesos que buscan, en un 0 km que no haya sido aumentado, mantener el poder adquisitivo de la semana pasada.

En otras concesionarias, la situación era distinta. Por ejemplo, en un local de Fiat estaban a la espera de la nueva lista de precios (se calculaba que llegaba anoche o a primera hora de hoy). Mientras tanto, vendían con “precio abierto” y un recargo de 10%. La operación se cerrará cuando la terminal envíe los nuevos valores. Algo similar estaba sucediendo en Renault. Recién ayer llegó un ajuste de 10,8% en los precios y, según vendedores consultados, les anticiparon que habrá otro 4% el lunes próximo y un 4% adicional el lunes 26. Este escalonamiento es para ver el comportamiento del dólar. “Si sube más, en vez de 4%, será más. Si baja, tal vez esos 4% no se apliquen”, explicó el gerente del local. En otras marcas se manejaban con políticas similares. Muchas concesionarias están aprovechando el momento del “mal menor” -aunque vender sin aumento les genere una pérdida económica- para bajar el stock que les está provocando un fuerte costo financiero con tasas que superan el 75% anual. Hasta fin de julio, la cantidad de autos que había en los depósitos rondaba las 170.000 unidades.

Los segmentos más golpeados son los de planes de ahorro y de importados. También de las bonificaciones que, en muchos casos, desaparecieron. Los primeros porque reciben el aumento de la cuota con el valor pleno del ajuste de lista oficial. En el caso de los distribuidores de importados, la suba del dólar -aún en segmento Premium- frenó las operaciones.

Como el golpe cambiario se produjo con el mes avanzado, en el sector esperan que la caída de ventas no sea tan grande. De las 45.000 unidades esperadas inicialmente, se calcula ahora que se bajará a 41.000. La mayor preocupación es por los meses venideros. Ya no creen que puedan terminar el año con 450.000 operaciones. El otro costado que, en medio de este caos, no se tiene en cuenta es el aumento de los costos de mantenimiento (patente, seguros, etc.) que generará la devaluación.

Los compradores que se están desprendiendo de dólares “caros” en estos días tienen la esperanza de recuperarlos, en algún momento, cuando vuelvan a estar “baratos”, porque no hay que olvidar que la Argentina es tierra de oportunidades.

About the author

thewashington-post.com

Add Comment

Click here to post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *